DECRETO nº 206 – 24 de Julio

DECRETO nº 206 – 24 de Julio

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES, LUEGO:
YO SOY LA INEFABLE LUZ QUE POR AMOR DISIPA LAS TINIEBLAS.

Lo que enseñó Jesús cuando estabacon nosotros, es de lo más sublime que pueden abarcar los libros. Jesús nos dio la religión práctica y no la escrita. La presencia del Cristo en nosotros nos inspira y habla por nuestras bocas; por consiguiente lo que decimos no es nuestro sino de YO SOY EL CRISTO.
Nuestra actividad en pensamientos, palabras y obras es la única creadora de toda limitación y discordia; pero cuando entregamos el mando concientemente a YO SOY, no sólo influirá en nosotros sino que su pureza y amor llegarán, a través de nosotros, al mundo de cada ser, produciendo belleza, armoniía y éxitos que todo corazón anhela y clama.

Deja un comentario