DECRETO nº 206 – 25 de Julio

DECRETO nº 206 – 25 de Julio

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES, LUEGO:
YO SOY LA UNICA Y VERDADERA RELIGIÓN EN EL CORAZON DE CADA SER,
QUE BARRE CON TODA TRADICION SECTARIA RELIGIOSA Y DESPIERTA EN LOS HOMBRES LA FRATERNIDAD UNIVERSAL.

Meditar y contemplar lo que significa esta afirmación produce resultados que no pueden ser apreciados lo suficiente. Sentir la verdadera religión del amor es abarcar en el corazón todas las religiones del mundo y le hace sentir al discipulo que el amor practicado es la única y verdadera religión y que toda religión que predica el amor y no lo practica es falsa. Con la religión del amor no podemos tener miedo a nada ni a nadie; porque nos convertimos en focos de bondad y de caridad contra cuya luz ningún poder de tinieblas puede prevalecer. La religión del amor es el principio de la realización de la fraternidad universal.

Deja un comentario