EL HOMBRE NUEVO. OSHO.

EL HOMBRE NUEVO, OSHO.

     Solo un hombre que ha vivido totalmente florecerá. El hombre todavía no ha florecido.
El pasado ha sido oscuro y sombrío. Ha sido la noche oscura del alma. Y, porque fue represivo, inevitablemente se convirtió en agresivo. Si algo se reprime, el hombre se vuelve agresivo, pierde todas sus cualidades amables. Siempre fue así, hasta ahora. Hemos llegado a un punto en el que lo viejo tiene que ser abandonado, y lo nuevo tiene que ser anunciado.

206415_167389799984249_124438327612730_392430_308079_n

      El hombre nuevo, no será esto o aquello. Será esto y aquello, ambas cosas a la vez. El nuevo hombre será terrestre y será divino, de este mundo y de aquél. El nuevo hombre aceptará su totalidad y la vivirá sin ninguna división interna, no habrá fractura. Su Dios no será opuesto al diablo, su moralidad no se opondrá a su inmoralidad, no conocerá oposición. Transcenderá la dualidad, no será esquizofrénico. Con el nuevo hombre, llegará un mundo nuevo, porque el nuevo hombre percibirá las cosas de un modo cualitativamente diferente. Vivirá una vida totalmente diferente, que todavía no ha vivido. Será un músico, un poeta, un científico, todos a la vez. No escogerá: será Él mismo, sin posibilidad de elección.
Esto es lo que enseño: homo novus, un nuevo hombre, no un humanoide. El humanoide no es un fenómeno natural. El humanoide es creado por la sociedad, por el sacerdote, el político, el pedagogo. El humanoide es creado, es fabricado. Cada niño nace como un ser humano total: completo, vital, sin división. Inmediatamente, la sociedad comienza a sofocarlo, a ahogarlo, a cortarlo en fragmentos, diciéndole que debe hacer y que no debe hacer, que ser y que no ser. Pronto pierde su totalidad. Se siente culpable de todo su ser. Niega mucho de lo que es natural, y, en esa misma negación, deja de ser creativo. Ahora, será solamente un fragmento, y un fragmento no puede bailar, un fragmento no puede cantar. Y un fragmento siempre es suicida, porque un fragmento no puede conocer que es la vida. El humanoide no puede decidir por sí mismo, tienen que decidir otros por él: sus padres, sus profesores, sus líderes, sus sacerdotes; le han arrebatado toda su capacidad de decisión. Deciden, mandan; él obedece. El humanoide es un esclavo.
Yo enseño libertad. Ahora, el hombre tiene que destruir todas las esclavitudes, tiene que salir de las prisiones, basta de esclavitud. El hombre, se tiene que convertir en un individuo. Tiene que volverse un rebelde. Y siempre que un hombre se ha vuelto un rebelde… De vez en cuando, unos cuantos han escapado a la tiranía del pasado, pero solo de vez en cuando. Un Jesús aquí, un Buda aquí y allí…Hay excepciones. E incluso estas personas, Buda y Jesús, no pudieron vivir totalmente. Lo intentaron, pero la sociedad se puso en su contra.

p.txt

Mi idea del hombre nuevo, será Zorba el Griego y, además, será Gautama, el Buda. El hombre nuevo será Zorba, el Buda.
Será sensual y espiritual, físico, totalmente físico, en el cuerpo, en los sentidos, disfrutando del cuerpo y de todo lo que el cuerpo pone a su disposición, y, a la vez, con una gran consciencia, una gran observación. Será Cristo y Epicuro, a la vez.

  El ideal del viejo hombre era la renunciación, el ideal del nuevo hombre, será el regocijo. Y el nuevo hombre está viniendo, cada día, está llegando, cada día. La gente todavía no es consciente de el. De hecho, ya ha despertado. El viejo está muriendo, el viejo está en su lecho de muerte. No lloro por el, y digo que es bueno que muera, porque con su muerte, el nuevo se hará valer más. La muerte del viejo será el comienzo del nuevo. El nuevo solo podrá aparecer cuando el viejo haya muerto totalmente.
Ayuda a morir al viejo, y ayuda a que nazca el nuevo, y recuerda: el viejo tiene toda la responsabilidad, todo el pasado estará a su favor, y el nuevo, será un fenómeno muy extraño. El nuevo, será tan nuevo, que no será respetado. Se harán todos los esfuerzos para destrozarlo. El nuevo no puede ser respetable, pero el nuevo es el futuro de toda la humanidad.
Hay que traer al nuevo.
Mi trabajo consiste en crear un campo búdico, un campo de energía en que el que el hombre nuevo pueda nacer. Soy solo una comadrona, ayudando a llegar al nuevo, a un mundo que no le aceptará. El nuevo necesita mucho apoyo de quienes entiendan, de aquellos que quieran una revolución. Y el tiempo está maduro, nunca ha estado tan maduro. Es el momento adecuado. El nuevo puede afirmarse, el salto se ha hecho posible.
Lo viejo está tan podrido, que ni siquiera con todo el apoyo podrá sobrevivir, ¡está condenado! Podemos hacer que se retrase, podemos continuar adorando lo viejo; eso será, simplemente, retrasar el proceso. Lo nuevo está en camino. Y, como mucho, podemos ayudar a que llegue antes, o podemos obstaculizar el proceso y retrasar su llegada. Es bueno ayudarlo. Si llega antes, la humanidad todavía puede tener un futuro, un gran futuro, un futuro de libertad, un futuro de amor, un futuro de alegría.
Extracto de “Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto”.
Osho.

Deja un comentario