Experiencia de contacto en 3ª Fase. Con Bilú, el joven de las estrellas.

El grupo

el grupo hispano-boliviano-argentino

El próximo diciembre voy a ir, por tercera vez, a Proyecto Portal, un lugar en Matto Grosso do Sul, cerca de la localidad de Corguinho, en Brasil. Es un viaje organizado por Proyecto Portal España, cuyos coordinadores son Antonio Cerdán y Marilar Bernat. Las experiencias vividas en los dos viajes anteriores fueron publicadas en Shekinahmerkabah, la pag web de Antonio Cerdán, cuya administradora es Ale Garcia, y en el blog anterior de Somosluz. Podeis, quien le interese buscarlos ahí, pero tengo la intención de reunirlo todo en un solo archivo y reeditarlo de nuevo, para quien quiera descargarselo todo junto.

Muchas gracias a los muchos que seguisteis estos textos, (especialmente a Carolina y a Juan, -ellos sabrán a quienes me dirijo- por el cariño y apoyo demostrado)  y muchas gracias a los que mis relatos os motivaron a viajar a Proyecto Portal, y comprobar la veracidad de mis experiencias. Y a los que me leísteis llenos de emoción y aún no habéis podido ir, no os desaniméis, ya llegará vuestro  momento,

Isabel Artero Orta

La Cala del Moral, Málaga, España

Agosto del 2016

Experiencia de contacto en 3ª Fase. Con Bilú, el joven de las estrellas.

Por Isabel Artero Orta.

 Esta no es una historia de ciencia-ficción, son hechos reales que procuro narrar de la manera más sencilla posible.

Este ultimo capítulo forma parte de una serie de artículos que escribí relatando las experiencias vividas por mi, y por un grupo de 26 personas, que viajamos a Proyecto Portal, Brasil, en Noviembre del 2014, y junto a la gran familia que forma Proyecto Portal Brasil.

En este texto os relato un encuentro en 3º fase con Bilú, el joven de las estrellas, un extraterrestre originario de la constelacion de Pegasus, de la Alianza de las 49 Razas, y que fue el broche de oro del viaje.

 Bilu establece contacto con el Grupo.

antonio con el grupo

Antonio Cerdán con el grupo

Ya comenté, capítulos atrás, como tras dividirnos en grupos de 3 y lanzar, cada 20 metros, cada persona, una piedra recogida del camino, hacia la Selva, al 90 % de los grupos alguna piedra les regresó. Eso significa que los Ultradimensionales nos devolvían las piedras lanzadas, lo cual es índice de que la frecuencia del grupo era adecuada para el contacto con Bilú. Ese contacto se produjo, para cinco personas, el segundo día de nuestra estancia en Proyecto Portal, entre las cuales me encontraba yo, y para el conjunto del grupo, en las dos últimas noches de nuestra estancia allí.

La primera de esas dos últimas noches, el contacto fue para el grupo internacional que nos habíamos reunido. Ya he descrito las experiencias de esa noche. Aunque es muy complicado hacerle justicia a la realidad de cómo fue.

Para la última noche, Bilú nos había citado solamente a nuestro grupo hispano hablante, en el camino de la Trilha.

Voy a dejar que sea Marilar quien, en esta ocasión, relate la experiencia, tal y como la comentó en los Grupos de Formación para el contacto, a traves de una Sala on Line, de Internet.

Habla Marilar.-Marilar

por la trilha

Por la Trilha

“Era el último día en Proyecto Portal. Realizamos mucho ejercicio físico, andando por la Trilha, par activar en nuestro cuerpo la carga eléctrica, (Es muy importante a la hora de tener experiencias con Bilú). Bilú comenzó ha hablar con nosotros. Ya en alguna ocasión Bilú había nombrado interlocutor del grupo de España a Antonio Cerdán. A Antonio, a mi (Marilar) y a otra persona más nos llamó por nuestro nombre. Esto nos hace reflexionar sobre lo importante que es la vibración sonora. Cuando realizamos en un lugar la vibración sonora, el también escucha. Volvió a nombrar a Antonio coordinador de todos los grupos de habla hispana que se acercan a P.P. motivados por las experiencias que estamos teniendo. Ese reconocimiento por parte de Bilú es muy importante. Yo le hablé del  programa que habíamos comenzado por Internet y el se entusiasmó mucho y nos pidió, después de saludar al grupo, que siguiéramos andando y que, en otro tramo del camino volvería ha hablar con nosotros. Fue muy interesante, porque íbamos andando por una senda muy estrechita, íbamos de uno en uno, cuando escuchamos como desde la Selva nos tiraban piedras, escuchábamos su caída, no piedras, auténticos pedruscos impresionantes, que caían a nuestro lado. Esa es una señal de que el contacto va a tener lugar”.

“En otro lugar del camino quien se comunicó con nosotros fue otro ser, habitual también en los contactos en PP, responsable del área tecnológica, y al que le llaman Tato. Es uno de los hermanos de Bilú. Tato nos dio información sobre la frecuencia del grupo. Una parte tenía la frecuencia transmutativa, otra parte la frecuencia tecnológica y otra parte la de la comunicación. Cuando terminó de hablar Tato, quien le pidió a Olavio (miembro de la asociación Proyecto Portal) que la información que nos acababa de dar sobre el grupo se la comunicara a Urandir”.

“Continuamos con Bilú, que bromeaba, como habitualmente hace. Os recuerdo que se presenta como un niño, entre risas y bromeando. Nos estuvo indicando con luces el lugar donde se encontraba, y, en un momento determinado, dijo que iba a iluminar su cuerpo para que todos le pudiéramos ver. Habíamos estado caminando en la Selva en un lugar de mucha vegetación, muy verde, si se camina de día se aprecia lo que los brasileños llaman “Floresta”. Llegamos a un lugar despejado, que le llaman “Marcas”, por las huellas en el suelo de las naves que allí se habían posado, en el pasado. Allí Bilú ilumino su cuerpo de tal forma que pudimos ver, como si estuviésemos en un claro de un bosque. Una zona donde no había nada de vegetación, pudimos ver su cuerpo todo iluminado con una luz que algunas personas era verde, verde-blanco…Yo le vi perfectamente, vi que tenía cabeza, que tenía cuello, tronco, piernas, brazos, y no solamente eso, si no que empezó a desplazarse andando, dando saltos, desplazándose, jugando como un crío, de una forma y a una velocidad impensable para un ser humano”.

“¿Me veis? Preguntaba. ¿Me estáis viendo? ¿Veis donde estoy ahora? Esa experiencia fue muy interesante, porque, por un lado, no había vegetación, y el iba corriendo y saltando, de un lugar a otro para que le viéramos bien, había iluminado su cuerpo, le podíamos ver todas las personas perfectamente,¿me estáis viendo?   todos contestábamos, todo sucedía entre risas”.

“Cambiamos de lugar, seguimos hacia adelante por la Trilha y llegamos a otro sitio de estrecha senda y vegetación tupida.

Juan Carlos en Proyecto Portal

Experiencia de Juan Carlos.-

Juan Carlos es del grupo FHISOL de Bolivia. Todo el grupo lleva, como mascota, un angelito de cristal de unos pocos cms. Juan Carlos se echó mano al bolsillo, encontró que su angelito de cristal estaba allí, y sintió, de corazón, el regalárselo a Bilú, con lo cual dijo: Bilú, ¿Puedo hacerte un regalo? Bilú empezó a saltar, ¡Si, si, quiero un regalo, a Bilú le gustan mucho los regalos! Había también otra persona allí, Katzumi, un japonés que lleva 7 años viviendo en P.P., que también sintió, en ese momento, que quería hacerle un regalo a Bilú. Bilú dijo que si, que quería aceptar el regalo de los dos. Siguió con las bromas. ¡Yo quiero mi regalo!, y ¿Cómo te lo damos? ¡Pues vamos a ver!”.

“El pidió que tanto Juan Carlos como Katzumi se aproximaran un poco en la dirección en la que el estaba, distanciándose como unos 10 pasos del grupo. Lo hicieron. Bilú dijo, entonces, que iba a descender vibratoriamente su cuerpo, para densificarse mucho más y hacerse más material, y así aproximarse a ellos ha recibir su regalo”.

“Bilu empezó a densificar su cuerpo. Al densificarse, empezó a tropezarse con los árboles, con los arbustos, escuchamos como se rompían ramas, como si tropezara, pareció en un momento como si se hubiera caído. Empezó ha hacer bromas, diciendo que se le estaban comiendo las hormigas, (cosa que no sucede en su nivel vibratorio). Bromeó con lo incómoda que era la materia densa tridimensional, Bilú hizo como una cuenta atrás, diciendo el porcentaje en el que estaba densificando su cuerpo, el 45%, 50 %, 80%, hasta que llegó al 95%, que es una densificación casi como la de nuestro cuerpo. Juan Carlos ha grabado su experiencia, de la que todo el grupo fuimos testigos”

“Nosotros oíamos lo que ellos iban diciendo, pues no te veo, pues te veo,…, cosas así, pero la experiencia que el (Juan Carlos Sauto) me dijo, fue la siguiente: Imaginad una zona donde no hay ninguna luz artificial, una noche oscura”.

“Yo le pregunte a Juan Carlos:

— Bueno, y tú, ¿Cómo viste venir a Bilú?

— Pues igual que cuando estás en una zona oscura, que no hay ninguna luz, ninguna casa, y ves venir a alguien en sentido contrario a ti, y lo ves venir en la oscuridad. Ves una silueta humana, que se acerca a ti en la oscuridad, y hasta que no se acerca mucho, no le ves bien”.

“El le pidió que mantuviera su mano derecha con la palma hacia arriba,  y que en ella pusieran el regalo (el angelito de cristal) que tenían para él. Estuvo haciendo bromas de que el tenía la piel fria, y que iba a sentir frio al tocarla, y Juan Carlos contestaba : No, no importa”.

“A continuación, Bilú colocó su mano encima de la suya, y comenzó a decirle, uy, que caliente estás, y le pidió que le diera la vuelta a la mano, (nota: como cuando se da vuelta a una tortilla), y el regalo paso a la mano de Bilú”.

“Con Katzumi hizo exactamente lo mismo”.

“Comentando, después, con toda la gente de Proyecto Portal, nos dijeron que era la primera vez que Bilu se densificaba tanto para acercarse a un ser humano, y que se había arriesgado mucho, pues tenéis que saber que densificando su cuerpo a más del 90 %, hasta tener un cuerpo material, incluso podía haber quedado atrapado en la materia”.

“Fue una experiencia muy impactante para todo/as los presentes”.

“Curiosamente, Bilú había pedido a Mª Fernanda, que es una persona de Proyecto Portal,  que maneja la cámara de infrarrojos para poder ver en la oscuridad, le había pedido que viniera con nosotros/as y que llevara la cámara, para que le pudiera gravar. Mª Fernanda estaba a mi lado, con lo cual yo fui testigo de todo esto. Cuando Bilú estaba con su cuerpo de Luz, yendo de  un lado para otro, jugueteando y provocándonos para que le viéramos, el le preguntó a Mª Fernanda si le había gravado con la cámara, y ella le dijo que no”.

“Muchas veces las cámaras captan cosas que el ojo humano no ve, sin embargo, Mª Fernanda estaba viendo a Bilú perfectamente, al igual que los demás, pero no salía su imagen en la cámara. Esto sucede porque el había querido adecuar su frecuencia para ser visible al ojo humano y no para que quedara gravado en la cámara.

Cuando Bilú se fue, se vió una Luz Blanca que se elevó hacia el cielo”.

(Aquí termina el relato de Marilar)

Todo emocionados, volvimos hacia nuestros alojamientos, sabiendo que esta experiencia nos estaba marcando para siempre.

Al día siguiente nos fuimos de Proyecto Portal, después de una gran Fiesta de Confraternización con todos los brasileños y personas de otros países que también estaban allí de visita.

 

Este último capitulo he tardado mucho en escribirlo, los demás estaban listos y publicados ya hace mucho, casi un año. Esta parte era la más difícil de transmitir, porque ocurre algo curioso: allí se vive con mucha intensidad, pero luego, cuando quieres recordarlo y comentarlo para los demás, no lo recuerdas, no recuerdas que se dijo, que mensajes se transmitieron. Es necesaria una gran concentración para mantener el recuerdo.

Se que voy a volver a Proyecto Portal. Se que voy a escribir más sobre estos maravillosos seres que tanto nos aman. Pero quiero volver más preparada, me gustaria ser capaz de entrevistar a Tato y a Bilú, en directo, para difundir su presencia, la de ellos y la de tantos otros que, en su naves, o en ciudades intraterrenas están preparados para acudir en nuestro auxilio cuando así lo necesitemos.

Un gran abrazo.

Isabel Artero Orta.

La Cala del Moral, Málaga, España.

Octubre 2015.

 

 

Deja un comentario