SAM MARTIN Y LA FRATERNIDAD

SAM MARTIN Y LA FRATERNIDAD.

san-martin-caballeroMartin de Tours nació el año 316 en Hungría. Su padre era tribuno romano, por lo cual, le metió en las legiones romanas, aunque el no sentía ninguna inclinación. El año 325 fue el de la celebración del concilio de Nicea, en el que Constantino arropado por unos 300 obispos, con el patriarca Atanasio a la cabeza, adaptaron el incipiente catolicismo a las necesidades del Imperio romano.
Cuenta la Leyenda de San Martín de Tours que cuando contaba con 21 años, un frío día de invierno entra con la tropa romana a la ciudad de Amiens, Francia, y Martín encuentra cerca de la puerta de la ciudad a un mendigo tiritando de frío, a quien da la mitad de su capa, pues la otra mitad pertenece al ejército romano. En la noche siguiente, Cristo se le aparece vestido con la media capa para agradecerle su gesto, diciéndole: “Hoy me cubriste con tu manto”. San Martín se bautiza, y dedica su vida a los pobres. Leer más.
Fundó la la orden de los martinistas, cuyo ideario era la fraternidad. Fraternidad no es compartir lo que te sobra, si no compartir lo que tienes con quien lo necesita, como hizo San Martín con su capa. Fue elegido obispo de Tours, por aclamación. Él se puso al frente, en Occidente, junto con Juan Crisóstomo, en Oriente, de los que se oponían a la ejecución de Prisciliano, el primer mártir acusado de herejía. El recorrido de la carreta tirada por bueyes, de los cuerpos de Prisciliano y sus discípulos, desde Tréveris hasta Galicia, es el Recorrido del Camino de Santiago en la actualidad.
Yo he estado en la tumba de San Martin, en Tours, y es el lugar donde he observado que la energía rosa es la más fuerte y más bella que se pueda imaginar. Cuando San Martin compartió su capa, dió un ejemplo para todos. La energía rosa es la energía de la fraternidad, del compartir. Aprender a compartir es la energía que nos mete en la Nueva Era, la Era de la Fraternidad.

Un abrazo. Isabel Artero Orta.

Deja un comentario